laugardagur, október 15, 2016

El corazón en el Corazón

Entiendo un poco:
Si hago lo que Dios me pide, es decir, actuo un corazón y espíritu misericordioso, voy a poder sentir algo más... no. Voy a EXPERIMENTAR algo más que la simple satisfacción o alegría de haber hecho algo bien. No es satisfacción, es algo mil veces más fuerte que eso:  Es amar como Él ama, ver como Él ve, dar como Él da… y como nosotros mostramos un poco o recreamos un poco de lo que es su persona, podemos experimentar a ÉL MISMO, nuestra naturaleza dentro de Él y con Él. Podemos regresar a nuestro origen que es la Eternidad con Él. El Paraíso, el Jardín de la intimidad con Él, nuestra vida en su presencia desde antes de que naciéramos en éste mundo.

Yo amo y doy y espero y persono y aconsejo y cuido y protejo... a todos. Al que sea. Y como resultado, estoy abriendo un poco de ese Dios aquí. Estoy dando un poco de esa vida, de esa eternidad aquí en la tierra. Estoy manifestando en mi persona un esbozo del amor eterno, perfecto y completo. De Dios Papito.

En ése momento de misericordia, yo misma experimento su misericordia. Yo soy UNO con Él. Yo estoy en ese mismo momento en el cielo con Él. Es un esbozo, así que por eso lo llegamos a sentir como una simple satisfacción que no sabemos de dónde viene y por qué. No entendemos ése “sentimiento”.



Por eso nos pide que actuemos su voluntad. Para que estemos más fuertemente con él y lo experimentemos. Por eso no es lo mismo misericordia que altruismo. Por eso el altruismo en sí no tiene un efecto tan completo: con el altruismo ayudas mortal y materialmente a una persona. Con la misericordia construyes ése Reino en Tu alma y en la de las personas.

föstudagur, janúar 04, 2013

fimmtudagur, janúar 03, 2013

Un silogismo:

Conclusión: Quién puede darme más amor que el que ya le tengo a mi Señor?

Cómo puedes abastecerte del amor que das en lugar del que te den?
Premisa 1: Es que amo a mi Señor al conocer el amor que me da.
Premisa 2: Entre más conozco ese amor, más lo amo (en serio, cada vez lo amo más).

Conclusión: Quién puede darme más amor que el que ya le tengo a mi Señor?



indeed

miðvikudagur, janúar 02, 2013

Tejiéndose blanco

Desde hace un tiempo he empezado a experimentar un no-se-que dentro que si lo tratara de explicar en palabras tendría que escribir todo un manifiesto de... probablemente 10 cuartillas.

Bendito Dios que toda mi vida se han ido cambiando mi mente y espíritu constantemente y he estado consciente de ello. Debería llamarme Karina Metamorfosis Mandarina. Y a menudo me digo a mi misma que podría escribir un manifiesto sobre quién soy yo, pero uno que tendría que estar volviendo a escribir cada... no se.... 6 meses. No que el segundo sea para corregir los errores del primero sino que cada uno es una verdad entera pero que ya no existe ninguna sino la verdad mas nueva (o el manifiesto mas reciente). Debería llamarme Karina Manifiestos Mandarina.

En fin: ultimamente, cuando pienso en Dios se me conmueve el corazón. Literalmente. Voy a misa y me late fuerte el corazón, pienso en que hoy voy a tener chance de ir a misa y me salta el corazón, voy a ver al Santísimo y allí va mi corazón como niña de secundaria. En la consagración, en oración, en la comunión, menciono su Nombre y PUM! mi corazón se zarandea.

Es como si algo dentro se llamara a sí mismo. Es como un reloj moviendo sus engranes y manecillas y ya, así nadamas. Por que el reloj no tiene otro fin en su existencia mas que mover los engranes y manecillas, para eso fue creado y eso es lo que hace. No hay otra utilidad y objetivo para el reloj de mi corazón que pensar en Dios y llamarlo. Y es que no necesita otro, no hay cabida para la existencia de otra utilidad en mi corazón (sea en cualquier aspecto de mi vida como hija, hermana, diseñadora, en un futuro esposa, madre...).

Lo cual me lleva a pensar en esto: qué otra cosa en este mundo puede darse y buscarse al mismo tiempo? Es decir, no en un sentido romántico y figurado sino en un sentido literario, científico y exacto. Un sentido donde no puedes decir "me enseñé a andar en bici" puesto que para enseñar necesitas aprender anteriormente algo y para aprender algo hace falta que no poseas el conocimiento de tal cosa. Así que, de nuevo, qué existe en este mundo que se pida y se dé a sí mismo? En el nuestro, nada. Pero todo en Dios se puede. Y como dije antes, todos los tiempos suceden en un mismo tiempo.

Cito al padre Renato (por que de él lo escuché): "Abre tu alma como abismo y Dios se derrochará como torrente"... o algo así. Lo más lindo es que la misma acción de abrir nuestra alma como necesidad de Dios es YA acción de Dios en ella. Es eso: Algo dentro que se llama a sí mismo. Por que nuestra alma Dios la hizo y es de Dios. Y si nuestra alma tiene una grieta, esa se sella con el mismo material del cual se creó.

Y todo esto también me lleva a esta duda: realmente se puede preguntar uno desde cuándo lleva trabajando su espiritualidad? Es decir... cuento desde mi primera oración? desde mi primera comunión? desde la primera vez que busqué consuelo en los brazos de mi mamá o quise abrazar a mi hermana? Desde que me metí a un grupo Parroquial o empezé a ir a visitar al Santísimo constantemente?

No se. Pero lamento cualquier momento, acción o decisión que hizo retrasar mi camino al Señor... y al mismo tiempo agradezco a mi Padre cualquier momento y oportunidad que tengo para avanzar en dicho camino. Todo lo que tenga de tiempo aquí para vestir mi alma de blancas túnicas y presentarme bonita ante Él.



indeed

föstudagur, desember 28, 2012

El peso de tu Luz.

El peso de tu Ligereza, Señor, lo tengo sobre mí. Es el más grande y maravilloso que hay.

indeed

fimmtudagur, desember 27, 2012

En casa de Abuelita

-1 Agosto

Veo la mesa del teléfono desde la "sala" de casa de abuelita. Las cuatro patas son delgadas y despintadas. Y a simple vista te da la sensación de que no aguanta nada. Era de mi mamá. Parte de los muebles que ella compró con el esfuerzo de su trabajo humilde. El esfuerzo de mantener la valentía al querer forjar un camino en la ciudad grande y pesada; la que exige, no mucho, sino todo de tí. Fuera de la tranquilidad del pueblo como un estanque callado que no fluye.

En fin, la mesa que era de las pocas y humildes pertenencias de mi mamá fue donada a mi abuelita cuando se regresó a vivir a su casa en el 2010, después de cinco años de haber deambulado de casa en casa tras la muerte de abuelito. Abuelita, recuerdo bien, era una señora imponente y mandona, quien quería estar segura que todos supieran que era la dueña y señora. La niña rubia de ojos claros consentida de familia de bien, de los pocos de clase media/alta del pueblo.
Y, en otros tiempos, su casa grande y llena de muebles ostentosos y de buen gusto reflejaban lo que era ella.

Ahora, en la casa casi vacía, literalmente québrandose (por el desnivel del terreno), está la mesa. Los papeles se invirtieron. Mi mamá es la señora (no mandona y aún muy humilde y callada) de su propia casa y mi abuelita es la que tiene muy poco, y de lo poco, mucho donado. Sigue egocéntrica y a veces se le sale un poco lo mandona, pero depende (como dijo mi papá hace unas horas) del bienestar de sus hijos. Su existencia se redujo a unos cuantos muebles -y tiempo- caridad de los demás. No ha sido fácil pero lo ha ido asimilando y aceptando con el tiempo. No sé, dice muchas cosas pero no sé lo que piensa. Al menos su actitud demuestra lo que supongo.

Escribo todo esto por que debo recordar siempre que polvo soy y polvo me convertiré. Probablemente lograré cosas grandes, es mi destino. Pero que a pesar de eso, cuando sea vieja voy a depender de la caridad de los demás por más que no lo quiera y trate de trabajar para mantenerme lejos de fastidiar a los demás. Fin.


indeed

En Hora Santa

_____________________________________
Mi alma y mi cuerpo se rinden ante tí, Señor.

Toda soberbia y orgullo, cualquier mancha o pesar se rinden ante Tí. Por que cuando llego a tu encuentro, toda tu luz llena cada rincón de mi ser.
El agobio y cansancio se desvanecen en el agua de tu amor. Se lava, refresca y despierta mi pensar, querer. Las palabras no son vastas, se inmutan y transforman en un humilde y sencillo suspiro que deseo suba como ofrenda de oración, como humo de incienso hasta Tí.

Que se arrodille mi alma y mi vida completas ante Tí. Y si pudiera me haría al nivel del polvo mismo en reverencia hacia Tí. Permíteme entonces tomarte como mi prisionero.
_____________________________________

Mi corazón se conmueve como tormenta cuando lo expongo a Tí.
Hazme merecedora de alabarte con las más bellas poesías que te cante al son de las aves y flores, al vaivén de los árboles al viento. Que mis alabanzas se postren ante Tí junto a la sencillez y silencio de la creación.

-26 Dic.

indeed

En velación al Santísimo

2-Diciembre

Sólo en tí sucede lo que ya aconteció.
Sólo en tí sucede lo que habrá de suceder y ha pasado el futuro en un mismo instante.
Toda la gloria, tristeza, alegría y esperanza están en un mismo momento y en todo.
Benditos sean, entonces, tus momentos.
Benditas sea toda la existencia.
Bendito sea tu Nombre y todo lo que sucede bajo tu nombre.


indeed

þriðjudagur, apríl 24, 2012

Este post era del 2005. Lo publique en Matate de un Techo (otro blog).
es como encontrar una moneda de 5 pesos en un pantalon que no he usado en mucho tiempo.

Apenas cerré la puerta al despedirme de ti y unos segundos después sonó el timbre. Abrí y allí estabas. Dijiste que regresaste por que tuviste un pleito con tu hermano así que nos fuimos a un barecillo de mala muerte con una fachada de madera podrida e interiores en azulejos blancos al estilo carnicería (que rayos?). Estuvimos allí un rato...
Como es usual, empezaste de fastidioso con tu caralarga así que, enojada, salí de allí tomando el primer camión que me llevara a casa. Parecía un dirigible.
Dentro había un matrimonio aburrido y estirado con un niño vestido con pantaloncillos y corbatita. Éste empezó a quejarse de que el niño de a lado le pegó en la cabeza (con lagrimas de cocodrilo como si en verdad le doliera) y sus padres empezaron a regañar al otro pequeñín, cuyo cabello era una maraña y sus mejillas tenían manchas de dulce. Yo (como ya tenía mi mecha prendida) les reclamé a aquellos idiotas.

-Que les pasa? Los niños así juegan. No lo hizo con mala saña ni tampoco tan fuerte como para que su niñita se ponga de chillón- les dije. Los estirados me regalaron miradas de pocos amigos.

Pedí la parada al chofer (ya debía bajarme) y al parecer tampoco le agradé mucho ya que en vez de frenar aceleró y se detuvo bastantitas cuadras mas delante.
Bajé y miré a todos lados. No tenía la más mínima idea de donde diablos estaba. Parpadeé y de pronto aquí estoy, parada en la avenida hacia mi casa. Supongo que fue todo un sueño… o solo la parte de los estirados? No sé si estoy de ida o de regreso… acudí a mi cita? O apenas voy?
Corrí hacia donde habían unos niños jugando (para preguntarles la hora) pero enseguida se metieron a su casa asustados. Una viejita enojada se asomó por un hoyo en la puerta de madera

- que quieres ahora!?- me preguntó
- no entiendo… que quiere decir?- …. (¿?)
- ya estuviste aquí hace un año! Solo dando lata!
-de que habla? Yo nunca he estado aquí!
- no lo recordarás por que estabas muy ebria para hacerlo. Hace trecientosesentaycinco dias exactamente estabas tirada durmiendo junto a los excrementos del perro. Tuve que levantarte y bañarte a manguerazos.
- (aquí es cuando lloro) Pero si yo nunca me he puesto ebria!!!
- jajaja… si claro…- se alejó diciendo.


No entiendo… Fui o no a mi cita? Me embriague? Me quedé o me vine? Que año es este?? Necesitaba hablar contigo. No se si te dejé plantado o nos emborrachamos los dos... no se cuando fue eso… o si todavía no es. De tanto lagrimal y nerviosismo no podía respirar bien.
Al mirar a todos lados noté un grupo de hippies que estaban empacando (o desem…) en una pickup y me acerqué a pedirles una tarjeta de teléfono. Uno de ellos, especialmente apuesto sacó su “cartera” tejida con hilos multicolor. Me prestó un pedazo de bolsa de plástico para pan y me dijo que si la metía junto con una fotografía funcionaría como tarjeta (sin costo). Le dije que no entendía y que me acompañara (hasta en un mal momento podía hacerme la coqueta). El tipo era muy guapo y atento, y al parecer yo le gustaba. Aún así no podía dejar de pensar en ti (me gusta más el frío).
Llegamos a un teléfono público e hice tal como me explicó el hippie apuesto (con una fotografía tuya que me acababas de regalar). Dio tono y estuve a punto de marcar tu número cuando de repente contestaste. Colgué pensando que fue un error.

-Está bien! No tienes que marcar, el telefono lo hace solo!- me respondió el hippie.
(Váya! adivina mis necesidades! Que conveniente). Volví a descolgar y dio tono. Contestas.
-bueno…- dijiste con esa voz apática que le ofreces a los desconocidos.
-soy yo! Disculpa! Quería ir contigo, en serio.
-ah sí. En un rato estaré listo. Nos veremos allá.
-Oye! Dime porfavor, que año es este! En que año estamos!?
- …- te quedaste callado y esperé. Sigo esperando y no he colgado el teléfono.
-que año es!? En que año estamos!? Que año es!?..

-quien quiere llevar a pasear al perro? Levántense! Vamos al parque a pasear al perro! – dijo mi papá.


Mira… era un sueño.




indeed

sunnudagur, september 19, 2010


"...yo estoy totalmente segura que el peso puede pesar y al mismo tiempo ser una broma, tanto que cuando estaba chiquita sabía que habia un espacio gigante entre mi yema pulgar e indice pegados uno contra el otro..."

http://laicapsenoicatse.blogspot.com/2009/05/hoyos-negros.html

13. Alice in Wonderland syndrome (AIWS) or Micropsia/Macropsia

This syndrome is also known as Lilliput Sight, and the symptom is a mental distortion of time, space or body image. In other words, certain items seem bigger or smaller than they are in reality. An ant, for example, may seem the size of a house or a passing man the size of a coke can. This can also apply to human body parts such feeling you have a much bigger...arm.




indeed